Repostería para celiacos

Cuando nos diagnostican intolerancia al gluten hay una serie de aspectos que deben cambiar en nuestros menús diarios. Quizás descubras que hay más alimentos de los que tú pensabas que llevan gluten. El pan, la pasta… hasta ahí contabas pero, ¿el chorizo? ¡¿los chicles?!

Con un poco de práctica vamos aprendiendo qué alimentos podemos o no podemos tomar pero hay un sector en el que es complicado poder encontrar alimentos preparados para el consumo por los que padecen celiaquía: la repostería.

reposteria-sin-gluten

La recomendación es que, siempre que puedas hacerlo casero, optes por tus propias recetas que te asegurarán que el alimento no está contaminado. Los ingredientes necesarios seguro que los puedes comprar en la misma tienda donde encuentras utensilios de repostería. Con un poco de paciencia y ganas de aprender, podrás llevar a cabo tus propias creaciones, lo cual es mucho más satisfactorio. Los utensilios de cocina para hacer pasteles para celíacos no varían de los que se utilizan para elaborar pasteles aptos para todos, lo único que varían son los ingredientes. En ese sentido, sí que hay que prestar mucha atención a que los ingredientes no contengan gluten.

Antes de cocinar…

Antes de ponerte con las manos en la masa (nunca mejor dicho) hay una serie de aspectos que debes tener en cuenta.

En primer lugar, revisa el listado de alimentos aptos para celiacos que la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) elabora, y actualiza continuamente.

Además, si realizas recetas con ingredientes tanto con gluten como sin gluten, te aconsejamos marcar claramente cuáles son los segundos, para evitar confusiones, e incluso tener dos juegos de utensilios de repostería diferenciados. Recuerda que utilizar una cuchara, espátula o varillas que tengan restos de alimentos con gluten contaminará tu masa.

Por supuesto, utiliza harinas y otros ingredientes especiales sin gluten. Puedes encontrarlos en tiendas especializadas y el resultado es muy semejante a los postres realizados con ingredientes con gluten.

Además, revisa que los ingredientes que por naturaleza no tienen gluten, no la incluyan en el procesado, por ejemplo, los frutos secos, sucedáneos de chocolate, o yogures.

¡Cocinando!

Realizar un bizcocho o unas magdalenas es mucho más sencillo que realizar pan. En primer lugar, debemos sustituir la harina de trigo tradicional por harinas sin gluten. La más utilizada es la harina de arroz integral, pero podemos encontrar también de castañas o de algarroba, entre muchas. Puedes ir probando diferentes opciones para ver qué resultados te gustan más.

Las marcas más conocidas son:

  • Harina de Maíz MAIZENA: fácil de encontrar porque es un básico en nuestra cocina desde hace años.
  • Harina DAYELET: una mezcla de varias harinas y almidones libres de gluten. Específica para repostería.
  • Harina SCHÄR: lo bueno es que tiene tres tipos que se adaptan mejor a la repostería o al pan.
  • Harina ADPAN: especial para repostería. No es fácil de encontrar, pero en tiendas de dietética y en algunas grandes superficies podemos adquirirla.
  • Harina EPSILON: disponible en Alcampo
  • Harina DELINE: puedes encontrarla en El Corte Inglés.

Igualmente, la levadura debemos evitar la marca Royal, porque sí tiene gluten. Elige la levadura de panadería de MAIZENA o de SCHÄR, o el gasificante para repostería de HACENDADO.

En general, la mayoría de preparados para repostería sin gluten vienen preparados para que puedas sustituirlos fácilmente aunque no siempre una taza de harina con gluten no se corresponde a la misma cantidad de una harina apta para celiacos. En internet puedes encontrar recetas que te orientaran tanto en los ingredientes necesarios, como en las cantidades y su mejor forma de utilización así como consejos para evitar la contaminación en la preparación del pastel.

 

Imágenes: My Karamelli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *