La importancia de un buen descanso

El descanso es una de las claves fundamentales para nuestro bienestar y, en muchas ocasiones, no le prestamos la suficiente atención. Nos pasamos el día entero acumulando trabajo y estrés y nos llevamos las preocupaciones a la cama. Aunque creemos dormir, no adoptamos un sueño de calidad ni un descanso adecuado, por lo tanto, no rendimos como deberíamos al día siguiente y entramos en una espiral de cansancio que nos perjudica a nuestra rutina y nos puede llegar a desencadenar importantes problemas de salud.

Este problema también provoca alteraciones en el estado anímico y psicológico, ya que nos hace tener una actitud más pesimista, pensamientos negativos y reacciones menos controladas hacia las situaciones de más tensión.

Para poder solucionarlo, existen diferentes métodos. Es importante cuidar este aspecto de nuestra vida si queremos que todo lo demás funcione. Aquí te dejamos una ayuda:

Practicar actividades físicas regularmente

Los deportes son buenos para liberar la mente, mover el cuerpo, proporcionar múltiples beneficios a la salud y equilibrio, pero también para cansarnos y poder conciliar un sueño reparador. En ocasiones, acumulamos mucha tensión mental y, al no combinarla con ejercicios, nuestro cuerpo llega a un cansancio psicológico que no nos permite descansar de manera correcta.

También debes tener en cuenta cuándo realizarlas. Evita hacerlo dos horas antes de acostarte, ya que eleva la frecuencia cardíaca y esto te impide entrar en un estado de relajación para poder dormir.

dormir-descansar-consejos

Dormir un mínimo de ocho horas diarias

En ocasiones es complicado poder hacerlo, pero hay que proponérselo y establecer una rutina nocturna.

No consumir cafeína

Aproximadamente 6 horas antes de acostarte, evita las bebidas con cafeína. La estimulación del sistema nervioso central interrumpe el descanso y nos impide conciliar el sueño. Puedes sustituir estas bebidas por infusiones u otras opciones que, además, puedan servirte como relajantes.

Escoge un buen colchón

Es muy importante sobre qué dormimos. Un buen colchón no debe ser ni muy duro ni muy blando y tienes que tener en cuenta sus materiales, ya que algunos de ellos interrumpen el sueño al hacer presión sobre nuestro cuerpo y obligarnos a movernos una y otra vez. No es necesario que gastes mucho dinero en uno, existe la posibilidad de comprar viscoelásticos baratos que permitirán mantener una buena fase del sueño.

Evita tener el ordenador, móvil y televisión encendida

Debemos ser capaces de poder desconectar nuestra mente y estos aparatos provocan una sobre estimulación que hace que el sueño demore más en producirse.

A oscuras

Siempre en la medida que sea posible, intenta que no entre luz al lugar donde descansar, ya que la oscuridad induce a la liberación de melatonina.

Una ducha caliente

Antes de dormir, relájate con una ducha de agua caliente. Esto hará que alivies tensiones y te ayudará a bajar la temperatura corporal que provoca el sueño.

¡Esperamos haberte servido de ayuda y que esta noche puedas descansar bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *